CNB Contemporanea

Música | Melomanía FestiRock

MELOMANÍA FESTIROCK
Sábado 17 de junio de 2017 a las 18

Una nueva fecha de Melomanía FestiRock. En esta oportunidad, presentamos a Mauro Valenti y Gonzalo Aloras, artistas que integran en sello independiente Mínima Discos.

Mauro Valenti
DSC_0076
Un inquieto músico argentino y un eterno buscador de la canción perfecta, que desde chico empezó a interesarse desprejuiciadamente por las bellas melodías. Se maravilló por el universo de los Beatles y sus derivados, incluyendo el britpop de los años 90 y por supuesto el clásico rock argentino, y así formó sus primeras bases para adentrarse en el campo de la música.
Después de La Paz (2014), Mauro Valenti regresa con su segundo disco solista, Danza Cínica, tiñendo al formato canción con un paño más oscuro y crítico. Bajo un sonido de reminiscencias ochentosas guiado por sintetizadores y climas nocturnos, el álbum es un canto integral a las ruinas de una ciudad retro futurista.

Gonzalo Aloras
Gonzalo Aloras
Puede sonarte familiar, si es que aún no lo conoces. Y no es para menos. Es uno de los pocos músicos jóvenes que se dio el gusto de tener de invitados en su disco, cantando sus propias canciones, a Charly García, Luis Alberto Spinetta y Litto Nebbia. También integró la banda de Juanse y por si eso fuera poco, fue el guitarrista y arreglador de Fito Páez desde 1999 al año 2006 y el actor y compositor de una de las películas de Páez, “¿De Quién es el Portaligas?”.
Pero el rosarino no se duerme en los laureles. A 4 años de su segundo disco como solista, está a punto de editar Digital, una obra más cercana al pop de sus últimos simples, para lo cual convocó a músicos y productores jóvenes a trabajar con él.
SOBRE MÍNIMA DISCOS
Como un pequeño iglú en medio de un vasto desierto artístico nace Mínima, un conglomerado de artistas que se unieron con el único fin de atentar contra el sistemático circuito rockero actual, proponiendo una nueva estética, nuevos sonidos, nuevas ideas.
Los colectivos artísticos independientes tuvieron su auge en la década del 90, donde la escena indie y autogestionada dejaba una marca en un contexto complejo.
En la actualidad la escena difiere bastante de aquellos años, pero sufre las limitaciones de un mercado en decadencia, un alto grado de desinterés y desinformación por parte del público, los sellos discográficos y la prensa, el estancamiento, y un circuito que se va cerrando cada vez más.
Quizás por estos motivos el trabajo colectivo y colaborativo a partir de grupos de trabajo o sellos que aglomeran artistas emergentes, se convierte una vez más en la manera de abrirse camino y superar obstáculos. Sumando esfuerzos, ideas, nuevos canales de difusión, circuitos de circulación y proyectos comunes, aparece Mínima Discos.

Ministerio de Cultura - Presidencia de la Nación