Casa Nacional del Bicentenario

Secretaría de cultura - Presidencia de la Nación English

Contar historias. Microrrelatos en las colecciones nacionales de arte

Contar historias. Microrrelatos en las colecciones nacionales de arte

Del 22 de diciembre de 2011 al 27 de febrero de 2012.
Riobamba 985, Casa Nacional del Bicentenario

La Casa Nacional del Bicentenario, el Fondo Nacional de las Artes y el Palais de Glace, organismos de la Secretaría de Cultura de la Nación, inauguran la exposición Contar historias. Microrrelatos en las colecciones nacionales de arte que cuenta con Diana B. Wechsler como curadora invitada.

“La reflexión sobre nuestra identidad es uno de los principales objetivos de la Casa Nacional del Bicentenario. Esta exposición es una nueva oportunidad para acercarnos a una de las manifestaciones más tangibles de la identidad: nuestro patrimonio”, afirma el secretario de Cultura de la Nación, Jorge Coscia.
En un altísimo porcentaje, este repertorio de obras es fruto de un proceso democrático de selección a través de concursos o certámenes realizadas por estas estas dos instituciones públicas y representan un panorama amplio en tiempo y espacio de los artistas de nuestro país.

La exposición que ocupa el primer y segundo piso de la Casa -unos 1200 metros cuadrados- reúne más de un centenar de obras que forman parte del patrimonio del Fondo Nacional de las Artes y del Palais de Glace e incluye los siguientes artistas: Roberto Aizenberg, Jorge Alvaro, Carmelo Arden Quin, Marta Ares, Ananké Asseff, Alejandro Bachrach, Américo Balán, Augusto Ballerini, Ernesto Ballesteros, Luis Barragán, Juan Batlle Planas, Eduardo Bendersky, Javier Bernasconi, Fabián Bercic, Ary Brizzi, Miguel Ángel Budini, Guillermo Butler, Aída Carballo, María Causa, Ignacio Colombres, Luis Corcostegui, Nicola Costantino, Diego Cuquejo, Pablo Curatella Manes, Eugenio Daneri, Marina De Caro, Tulio De Sagastizábal, Juan Del Prete, Armando Díaz Arduino, Juan Carlos Distéfano, Juan Doffo, Enrique Dohme, Hernán Dompé, Diana Dowek, Juan Carlos Durand, Ana Eckell, Fermín Eguía, Fernando Fader, León Ferrari, Estanislao Florido, Gabriela Francone, Luis Freisztav, Miguel Gandolfo, Daniel García, Noemí Gerstein, Gabriela Golder, Max Gómez Canle, Ramón Gómez Cornet, Carlos Gorriarena, Alfredo Gramajo Gutiérrez, Gustavo Groh, Estanislao Guzmán Loza, Kenneth Kemble, Ana Kozel, Andrés Labaké, Juan Lecuona, Adriana Lestido, Esteban Lisa, Marcos López, César López Claro, Jorge Ludueña, Oscar Luna, Edgardo Madanes, Martín Malharro, María Martorell, Eduardo Médici, Juan Melé, Guadalupe Miles, Rosalba Mirabella, Mario Mollari, Ana María Moncalvo, Adolfo Nigro, Luis Felipe Noé, Alicia Orlandi, Lucrecia Orloff, Onofrio Pacenza, Margarita Paksa, Juan León Pallière, Omar Panosetti, Julio Paz, Sandro Pereyra, Diego Perrotta Anselmo Piccoli, Oscar Pintor, Alfredo Prior, Alejandro Puente, Víctor Quiroga, Aldo Ramón Paez, Emilio Reato, Víctor Rebuffo, Res, Juan Carlos Romero, José Rueda, Raúl Russo, Pupy Rymberg, Graciela Sacco, Alfredo Sánchez, Hugo Sbernini, Mariana Schapiro, Sergio Schmidt, Pablo Siquier, Eduardo Sívori, Xul Solar, Lino Enea Spilimbergo, Eduardo Stupía, Máximo Theule, Luis Tomasello, Marcelo Torretta, Ángel Vena, Teresa Volco, Luis Wells, Leonello Zambón, Daniel Zelaya.

“La idea de esta exposición, enfatiza Liliana Piñeiro -Directora Ejecutiva de la Casa Nacional del Bicentenario- surge de la intención de generar alianzas entre instituciones culturales que nos permitan potenciar nuestros objetivos, en este caso la difusión y promoción de la producción artística nacional”.

Hasta el 26 de febrero de 2012
Martes a domingo y feriados (excepto 23, 24, 25, 26, 30, y 31 de diciembre; y 1º y 2 de enero de 2012)
Horarios: de 15 a 21
ENTRADA GRATUITA

TEXTO CURATORIAL
Constituir una colección supone –entre otras cosas- definir un propósito y elegir una serie de estrategias de selección. En el caso de las colecciones nacionales, muchas de las cuales comenzaron a formarse hace ya más de cien años, el objetivo inicial fue el de integrar un repertorio significativo de arte que promoviera tanto la formación de los artistas como la del público, contribuyendo a ofrecer el acceso a obras que son parte de un museo imaginario, constituido en el horizonte de la cultura visual de occidente.

A partir de algunas donaciones privadas, la primera colección nacional se originó en el marco de la fundación del Museo Nacional de Bellas Artes (1895). La Comisión Nacional de Bellas Artes, por un lado, y la emergencia de instituciones como los Salones Nacionales, fueron otras instancias clave en el comienzo del siglo XX para el estímulo y la formación de colecciones. Así se definió el perfil de algunas de las estrategias para integrar las colecciones nacionales: el de la selección por concursos –de distinto carácter- procurando por esta vía garantizar mecanismos abiertos, inclusivos y democráticos. Por supuesto, el alcance así como la ampliación del concepto democrático de selección fue creciendo y variando en el tiempo, sin embargo, la idea de ir integrando una colección pública por concurso, con un jurado colectivo, apareció tempranamente. Como resultado de cada certamen, se van sumando hasta hoy, piezas que dan lugar a conjuntos diversos en soportes, propuestas estéticas, procedencia de los artistas. Una variedad que se enriquece con algunas donaciones y que representa un interesante desafío a la hora de estudiarla.

Entre todas las colecciones públicas que fueron surgiendo desde entonces con esta matriz, la centenaria del Palais de Glace y la más joven, del Fondo Nacional de las Artes, son las elegidas para desplegar este ensayo curatorial pensado desde la lógica de la identificación de posibles microrrelatos que las recorren. Estos se presentan como estrategias de lectura para la aproximación a las polémicas de un período dado, a la cultura visual de una coyuntura precisa o atravesando tiempos, para mostrar persistentes continuidades tanto como significativas divergencias. Una primera exploración de esta modalidad se llevó adelante a partir de la colección del Palais en septiembre pasado. Ahora y por invitación de la Casa Nacional del Bicentenario crece el desafío al sumar otro rico repertorio, el del FNA.

Lugares de las imágenes entre lo individual y lo colectivo

Los microrrelatos que aquí se presentan, tienen como propósito no sólo ofrecer algunos trayectos indiciarios de lo que estas colecciones albergan, sino que aspiran a iluminar aspectos de los últimos cien años de la historia del arte argentino y con ella de la historia socio cultural. Cada pequeña zona de esta muestra, se ofrece como fragmento dentro de una posible historia mayor. Algunas obras, elegidas como cabeza de serie o pieza faro, organizan las narraciones iconográficas propuestas, y señalan itinerarios en los que pasado y presente se encuentran para exponer diferentes alternativas visuales.

La historia, o las historias y sus variados modos de narración organizan conceptualmente estos microrrelatos en los que se subrayan a su vez, los diversos lugares de las imágenes: desde la memoria al señalamiento y la denuncia, hasta su capacidad de dar lugar a construcciones imaginarias en unos casos y abstractas en otros, configuraciones éstas que se presentan en los bordes de lo real y sin embargo, lo constituyen.

Diana B. Wechsler

Casa Nacional del Bicentenario

Riobamba 985, C1116ABB

Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

(+54) +11 4813.0301 / 0679

casa@casadelbicentenario.gob.ar

Secretaría de Cultura - Presidencia de la Nación Nuestra Cultura

Portal educ.arCanal EncuentroMinisterio de Educacion
NACPlanificacion


Casa Nacional del Bicentenario está basado en WordPress