EL VOTO FEMENINO

Dentro del área de las mujeres y la política, ocupa un sector especial el voto femenino.

La Ley Saenz Peña estableció en 1912 el voto universal y obligatorio. La mujer no formaba parte de este “universal”. Muchas mujeres lucharon durante décadas por este derecho. La Ley del Voto Femenino se sancionó en 1947, estableciendo la igualdad frente al sufragio como condición de la democracia.

En un muro, tres fotografías resumen esta historia de luchas y conquistas. La primera ilustra las estrategias de las pioneras, y rememora a las mujeres que, en las primeras décadas del siglo XX, en general identificadas con ideologías libertarias o socialistas, o con el feminismo, marcaron con sus acciones y pensamientos esta etapa de pugnas políticas. La segunda imagen, proveniente de San Juan, pone en claro que este proceso histórico implica una geopolítica más allá de las decisiones tomadas en la ciudad Capital. Por último, las elecciones nacionales de 1951 muestran la primera vez que la Ley del Voto Femenino se puso en práctica en nuestro país.

Simulacro sufragio femenino

Simulacro de sufragio femenino, Buenos Aires,1920, AGN.

Julieta Lanteri fue militante feminista y librepensadora. Trabajó incansablemente y utilizó distintas estrategias de acción para obtener el beneficio del voto. Estudiosa de los derechos, concluyó que si bien la mujer no podía votar, nada vedaba que fuese elegida. Solicitó la libreta de enrolamiento, requisito para incorporarse en los padrones electorales, que era un documento confeccionado por autoridades militares que sólo se entregaba a los varones. Se presentó en 1919 como candidata a diputada nacional. En 1920 volvió a presentarse, esta vez como candidata por el Partido Feminista Nacional que había contribuido a crear junto a Alfonsina Storni. El mismo año, con Alicia Moreau, Elvira Rawson y otras compañeras organizó un simulacro de voto femenino al que acudieron más de 4000 porteñas. Siguió presentándose hasta que el golpe militar de 1930 clausuró el gobierno de Hipólito Yrigoyen.

Voto femenino en San Juan, 1928, AGN.

Voto femenino en San Juan, 1928, AGN.

Si bien este tipo de estrategias tendieron a concentrarse en Buenos Aires, hubo mujeres destacadas en el ámbito provincial, como la mendocina Angélica Mendoza, líder de un grupo de izquierda, que se presentó en 1927 como candidata a la presidencia.
Durante esa época, muy pocas provincias mostraron un régimen electoral diferente al que, desde Buenos Aires, regulaba el territorio nacional. Sin embargo, la Constitución de Santa Fe en 1921, reconoció el derecho de las mujeres a sufragar en las elecciones municipales, el mismo derecho que en esa provincia se le daba a los extranjeros. San Juan las incluyó en su Constitución de 1927 y así las mujeres votaron en1928 en las elecciones provinciales. En 1934 resultó electa por primera vez una mujer en los comicios parlamentarios. Se trató de Emar Acosta, abogada y fundadora de la Asociación de la Cultura Cívica de la Mujer Sanjuanina.

Elecciones presidenciales de 1951

Elecciones presidenciales de 1951, AGN.

En paralelo a la fotografía que registra a las mujeres formando parte de la multitud en las calles, el día 11 de Noviembre de 1951, mostramos un breve documental sobre la Ley de Voto Femenino de 1947. Las famosas palabras de Eva Perón crean la atmósfera, política y emotiva, del sector.

[VER VIDEO. Eva Perón y el voto femenino, documental, 1 min.]

Las elecciones de 1951 fueron las primeras en las que las mujeres tuvieron derecho no sólo a votar sino también a ser votadas. Alcira de la Peña, al presentarse en el puesto de vicepresidenta por el Partido Comunista, se convirtió en la primera mujer argentina en ser candidata oficial a un cargo ejecutivo nacional. Sin embargo, hasta 1993, el promedio de mujeres en el congreso apenas superaba el 6%. Para modificar esta inequidad política, en 1991 se sancionó la Ley de Cupo Femenino, que reformó el código electoral a fin de garantizar un mínimo de 30 % de mujeres en las listas a cargos electivos. La Argentina fue así el primer país del mundo en tener esta ley, que promueve la integración efectiva de las mujeres en la actividad política. Desde su aplicación, el congreso argentino posee uno de los más altos porcentajes de representación femenina en el mundo.

En un mapamundi colocado en un muro contiguo a este sector se destacan los países cuyos estados en la actualidad son presididos por mujeres.

Casa Nacional del Bicentenario 200bicentenario Nuestra Cultura Secretaria de cultura